Blogia

El teclazo por la verdad

¿Quiénes son nuestros diputados?

¿Quiénes son nuestros diputados?

Por Norland Rosendo González.

Los diputados cubanos son gente sencilla y humilde. Uno los puede encontrar en la calle, en la parada de los ómnibus, en la cola de los estanquillos donde se expenden los periódicos, en las gradas de los estadios de béisbol; o en las comunidades conversando con sus electores, de tú a tú, sin burocracia, ni jerarquías. En cualquier lugar, por inimaginable que parezca, están nuestros parlamentarios.
Probablemente donde menos se localicen sea en los medios de comunicación. Ellos no requieren de la propaganda, de las caras maquilladas y las sonrisas fingidas para tener un escaño en el máximo órgano legislativo de la República.
Tampoco existen los discursos electoreros saturados de promesas y de cambios imposibles. Esos esquemas, —típicos de los períodos precedentes a la Revolución, y que jamás reportaron beneficios para las mayorías desposeídas—, han quedado para la historia de los procesos eleccionarios en Cuba, como testimonios de la nulidad democrática.
Nuestra Asamblea Nacional del Poder Popular, parlamento unicameral, está integrada por hombres y mujeres de todas las regiones del país. Incluso, aquellas más postergadas de las montañas cuentan con sus representantes. Los hay campesinos, deportistas, maestros, estudiantes, artistas, ministros, científicos y religiosos. La pluralidad intelectual lejos de coartar el buen desempeño de sus funciones, acrecienta sus potencialidades, su legitimidad y el horizonte de los análisis y debates.
Los parlamentarios cubanos no reciben beneficios personales ni gratificaciones económicas por esa condición, mantienen su vínculo laboral o estudiantil a la par que ejercen sus funciones parlamentarias. Se caracterizan por la austeridad, la nobleza, el prestigio y la honestidad.
En ellos prima un profundo compromiso con su pueblo y con el proceso revolucionario que se desarrolla en el país, a la vez que saben, y actúan en correspondencia con la responsabilidad sociopolítica que implica el cargo.
Las sesiones son públicas, salvo que la propia Asamblea apruebe la celebración de debates a puertas cerradas por interés estatal. Anualmente se desarrollan dos períodos de encuentros ordinarios, además de los extraordinarios que se necesiten.
El Presidente, Vicepresidente y Secretario del Parlamento de la Isla son elegidos por los propios diputados mediante el voto libre, directo y secreto cada cinco años, que es cuando se período para el cual se constituyen una nueva las legislaturas. Así mismo se eligen, por igual procedimiento, los miembros del Consejo de Estado, que representa al máximo órgano legislativo cuando este no está reunido. El Presidente del Consejo de Estado también es constitucionalmente el Presidente del Consejo de Ministros.
Hasta el cincuenta por ciento de los diputados cubanos resultan delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular, genuinos líderes de las comunidades donde habitan. El resto lo integran personalidades y dirigentes que por sus responsabilidades no pueden ejercer como delegados en sus barrios.
Todos los candidatos se someten a votación popular.
La confianza depositada por los electores en sus representantes se refleja en los altísimos índices de asistencia a las urnas, para ejercer el derecho al sufragio sin ningún tipo de presión. En Cuba el abstencionismo es insignificante, una cifra verdaderamente irrisoria si se compara con los indicadores mundiales.
Habría que preguntarse entonces dónde está la ausencia de los principios democráticos que cacarean nuestros enemigos. Nuestra fórmula está basada en la participación ciudadana, la diafanidad en el proceso, los méritos y el prestigio de los elegidos.
Nuestros diputados no legislan para elites, ni responden a intereses individuales, es por eso que siempre acuden a sus electores para intercambiar, promover debates, explicar sus gestiones, pulsar el estado de opinión de quienes son su verdadera razón de ser. Además, ellos son parte de esa comunidad que los eligió, y no lo olvidan, porque pueden ser revocados por ellos, la mayor vergüenza que sufriría un parlamentario cubano. Nuestra democracia es así, la esencia está en la base.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La obra bolivariana funda, sueña, vive

La obra bolivariana funda, sueña, vive

Por Norland Rosendo González

Como el bien y el mal, irreconciliables, andan los guerreros mediáticos en torno a la salud de Chávez. Los unos, parapetados tras una batería de medios hecha con la más sofisticada tecnología, cuyo poder colonizador jamás había conocido la humanidad, disparan constantemente partes médicos dudosos, opiniones de oncólogos sin ética, rumores, alientan la insubordinación, la quiebra de la institucionalidad y reinterpretan la constitución bolivariana a su antojo, para fijar matrices de opinión que le apaguen la luz al ALBA y quiebren el proyecto socialista de Venezuela, para lo cual necesitan un escenario sin Chávez.

Los otros, como guerrilleros, sin tanta parafernalia en sus «armas de combate», pero con la verdad, el sentido común, el amor al prójimo y a la vida, los seguidores del líder venezolano difunden otro punto de vista: humano, civilizado, que apuesta por el orden, la defensa del ideario chavista, que no es más que el de Bolívar, Martí, Mariátegui, el Che, Fidel, una síntesis de lo mejor del pensamiento latinoamericanista.

A diferencia de aquellos que lo reducen todo a un hombre, estos defienden una cosmovisión continental autóctona, un mundo hecho con todos los colores, culturas, historias, razas, músicas, lenguas que coexisten al sur del Río Bravo, incluidos los de las islas caribeñas, a las que separa el mar, pero no el sueño de integración.

En Chávez se resume el proyecto inconcluso de unidad latinoamericana. Su discurso y sus hechos apuntan a un tejido fuerte entre los pueblos y los gobiernos, que reconoce las asimetrías en cuanto a grados de desarrollo económico y propone fórmulas para atenuarlas; gestiona el consenso sin obviar las diferencias políticas; y sobre todo, valora las riquezas espirituales del continente, la mística de las culturas ancestrales. Nada desecha Chávez en su esperanza de trascender el capitalismo. Eso es lo que más duele en los centro de poder imperiales.

Bajo su liderazgo, el ALCA, promovida por Washington para atenazar a las maltrechas economías de lo que alguna vez fue su traspatio, fue sepultada y nació el ALBA, la Alternativa primero y la Alianza después, Bolivariana de nuestra América. La luz empezó por Cuba y Venezuela, y se extendió como un sol por otros países. Surgieron los proyectos grannacionales de petróleo, alimentos, el Banco del Sur, Telesur... El sueño se va haciendo realidad, caminamos con nuestros propios pies y pensamos solos, sin las recetas en inglés del Tío Sam.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es un espacio que estamos construyendo para contar con un instrumento político sin injerencias, como lo es MERCOSUR para sus miembros en el orden económico y comercial. Chávez alienta esas formas de integrarse y pone los cuantiosos recursos venezolanos a disposición del desarrollo integral y sostenible de nuestra América.

Ha tenido la osadía de criticar las políticas de la Casa Blanca, la OEA, Wall Street; de erguirse frente a quienes durante siglos calificaron a los hombres y mujeres de esta parte del mundo como gente inferior, bárbara, y pedir respeto, trato digno, de iguales. Su vocación libertaria lo hizo venir a Santa Clara en octubre de 2007 al encuentro con el Che, precursor del antiimperialismo a mediados del siglo pasado, justo cuando más botas imperiales regían los destinos del continente y el control ideológico de las masas desposeídas era más férreo.

En aquella memorable jornada, Chávez renovó su compromiso con el socialismo del siglo XXI, a lo Mariátegui, sin copiar a nadie. Y esa osadía suya reforzó el odio visceral de los jerarcas de Washington y sus acólitos de Miami, Madrid y la elite burguesa de Venezuela, despojada de un poder que les engordaba las arcas privadas a la par que ensanchaba los cinturones de pobreza en la periferia de las ciudades y en los campos.

Pero cometieron un error estratégico los detractores de la Venezuela bolivariana: creyeron que con Chávez enfermo todo se iría abajo, se paralizaría. Y cuando se percataron de la fortaleza del pueblo chavista, de su resistencia, de que más que a un hombre, defendían el derecho a caminar solos, a abrir senderos anchurosos con la vista puesta en el horizonte socialista, reforzaron su bombardeo mediático, sicológico, para amedrentar, a imagen y semejanza de la mafia, a punta de pistola, inclusive.

Saben que Caracas es un referente de la izquierda universal de estos tiempos. Las ideas anticolonialistas, antiimperialistas, anticapitalistas encuentran allí un escenario para el debate, la articulación, la concepción de agendas inclusivas y de alternativas para salvar a la civilización de la catástrofe a la que nos conducen las ciegas fuerzas del capital trasnacional y guerrerista, al amparo de un pensamiento neoconservador.

Mientras Chávez atraviesa por un momento complejo de su vida, se polarizan las fuerzas que lo defienden y las que lo odian. Las primeras crecen como una ola en pleno desarrollo; las segundas, menguadas, se camuflan en los medios, las falsedades y el supuesto desconcierto para promover su añeja receta: la vuelta al capitalismo.

El vicepresidente ejecutivo, Nicolás Maduro, anunció esta semana la buena nueva de que «Chávez va remontando la cuesta». La noticia ha dejado al discurso necrofílico de la oposición sin argumentos. Sus fuentes de (des)información comienzan a desaparecer en veloz estampida del escenario mediático. Lo más importante es que la obra bolivariana avanza, se radicaliza, prende en las mayorías no solo venezolanas, sino latinoamericanas y caribeñas. Funda. Sueña. Vive.

El sol de Enero alumbró en Manicaragua

por Norland Rosendo González

Felicitan a los villaclareños por el aniversario 54 de la Revolución y los convocan a elevar la producción de alimentos y la siembra de caña durante 2013. Reconocido el consejo popular de Güinía de Miranda por su labor comunitaria.

MANICARAGUA.—«A trabajar sin descanso para perfeccionar la Revolución y el Socialismo, con eficiencia, combatiendo la rutina, ejerciendo la dirección colectiva y con el cambio de mentalidad a que nos ha llamado Raúl», fue la exhortación de Jorgelina Pestana Mederos, presidenta de la Asamblea del Poder Popular en Villa Clara, en las conclusiones del acto provincial por el aniversario 54 del Triunfo de la Revolución, efectuado hoy aquí.

Reconoció que a pesar de cumplirse con la producción mercantil, aún quedan sectores que no lograron sus planes durante el 2012, razón por la cual la provincia dejó de aportar 38.7 millones de pesos a la economía, e hizo énfasis en la necesidad de alcanzar mejores resultados en la agricultura cañera y la producción de alimentos.

Pestana Mederos ponderó el esfuerzo de los manicaragüenses para ser merecedores de la sede de este acto, un premio al trabajo estable de su pueblo y dirigentes, y los calificó de «heroicos ayer en la lucha y hoy firmes en el combate por hacer avanzar la Revolución, tal como estipulan los Lineamientos». También felicitó al resto de los villaclareños por su quehacer durante el año.

Este municipio recién cumplió el plan de acopio de café, fijado en 26 226 latas, y continúa inmerso en el programa de reanimación de ese cultivo, estratégico por sus aportes en divisas a la economía nacional, a la vez que goza de un índice de mortalidad infantil de 1.5 por cada mil nacidos vivos, el mejor de los últimos años en el territorio, mientras en el lomerío del Plan Turquino está en cero, igual que la mortalidad materna.

En la entrega de leche a la industria, un rubro en el que la provincia dista aún de sus potencialidades, la empresa pecuaria La Vitrina, de aquí, concretó ya su compromiso de aportar 138 700 litros en el año.

La presidencia, encabezada por Julio Ramiro Lima Corzo, primer secretario del Comité Provincial del Partido, entregó reconocimientos a un grupo de organismos destacados de la construcción, la industrias, el consumo, los servicios y la esfera agroalimentaria, así como al Consejo Popular de Güinía de Miranda, de este municipio, considerado el más estable por su funcionamiento y con logros en la ejecución de importantes tareas comunitarias.

La plaza de la Feria fue pequeña para la masiva concurrencia de lugareños, que disfrutaron de la actuación del grupo de teatro Cubiche e instructores de arte y aficionados del terruño, en una mañana en la que el sol se empinó límpido sobre la serranía del Escambray para iluminar a Manicaragua, donde anoche tuvo lugar una exquisita gala cultural con Vionaika Martínez, el proyecto la Trovuntivitis y el Quinteto Criollo, entre otros artistas de la provincia y la localidad.

Efectuada en Manicaragua gala provincial por el aniversario 54 de la Revolución

Por Norland Rosendo González
Una exquisita gala en la que participó lo mejor del talento villaclareño y de Manicaragua fue el homenaje que los artistas le rindieron anoche al montañoso municipio, sede de los festejos provinciales por el aniversario 54 del Triunfo de la Revolución, como premio a los resultados integrales del territorio durante el 2012.
La céntrica explanada de las Cuatro Esquinas de la localidad sirvió de escenario para la presentación de Vionaika Martínez, los tríos Palabras y Los Santos, el Quinteto Criollo y el proyecto de trovadores La Trovuntivitis, entre otros, quienes merecieron cerrados aplausos de los varios centenares de manicaragüenses que se dieron cita a las nueve de la noche allí.
Por el terruño regalaron su arte el Sexteto Escambray, Ricardo Sotolongo (el Charro de la Montaña) y Maritza Llerena.
El repertorio escogido incluyó varias de las canciones antológicas de la música tradicional cubana, entre ellas, Siboney, así como obras alegóricas a Manicaragua y las bellezas de la serranía del Escambray.
Como colofón, fuegos artificiales iluminaron la noche y una bandera cubana gigante que presidió la gala, a la que acudieron Yudí Rodríguez Hernández y Jorge Alberto Hurtado Mena, miembros del Buró Ejecutivo del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, Jorgelina Pestana Mederos, presidenta de la Asamblea del Poder Popular en Villa Clara, entre otros dirigentes.
Hoy sábado tendrá lugar en el propio municipio de Manicaragua, el acto central provincial por el aniversario 54 del Triunfo de la Revolución, como reconocimiento al trabajo arduo de los habitantes de esta región durante el año que está a punto de finalizar.

«¿Por qué privarnos de conocer al mundo con los ojos de la tecnología?», le preguntan a Obama dos niños cubanos con discapacidad visual.

Por Norland Rosendo González

Unas horas después de que por vigésimo primera vez consecutiva el mundo le reiterara al imperio su rechazo al bloqueo económico, financiero y comercial a Cuba, un vocero del Departamento de Estado de EEUU ratificó algo que le va quedando a su gobierno como único recurso ante tantos palos que la ha dado la ONU: la tozudez. «Nuestra política permanecerá igual. No va a cambiar», dijo Mark Toner a la agencia de noticias AP.

Tras la lacónica e insostenible respuesta del funcionario, pensé en Joviel y Jesús, dos niños de Jibacoa, en la sierra del Escambray, que aprendieron en pleno siglo XXI a escribir y leer en el sistema Braille —empleado por ciegos y débiles visuales—, solo con una regleta y un punzón, cuando en el mercado norteamericano se comercializan máquinas y computadoras que les permitirían acceder a un mundo casi infinito de conocimientos.

Cuba, a pesar de sus tantas urgencias y necesidades, les garantizó a ambos en su propia escuelita rural una metodología tradicional, pero efectiva, con la que burló el avieso interés de Washington de que también los discapacitados sientan impotencia y desaliento.

Joviel y Jesús no podrán usar tecnología que contenga al menos un 10% de componentes norteamericanos, ni que las vendan empresas o sucursales de esa nación. Un escandaloso ejército de «inspectores imperiales» anda por todo el mundo verificando que nadie viole ese acápite del bloqueo.

Si se adquiere en otro país, el costo del flete es mayor porque el barco que atraque en puerto cubano tendrá prohibido hacerlo en Estados Unidos durante seis meses, y la transacción comercial tampoco podrá ser en dólares. Ninguno de los bancos internacionales nos da créditos aunque sea para adquirir medios de enseñanza para niños discapacitados, por orden de Washington, principal inversionista y decisor.

El cerco económico, comercial y financiero que desde 1992 recibe una condena abrumadora de la Asamblea General de la ONU, se remonta a los inicios de la Revolución. El 6 de abril de 1960, el entonces subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Lester D. Mallory, suscribió un documento que reconocía la adhesión de la mayoría de los cubanos al proceso revolucionario, razón por la que la única vía posible para derrocar al Gobierno de (Fidel) Castro era generando descontento, dificultades económicas, desaliento y hambre. Esa política inhumana de once administraciones sucesivas, decretada oficialmente en 1962 por el presidente John F. Kennedy, está considerada por la Conferencia Naval de Londres, en 1909, como un acto de guerra.

Los tanques pensantes del imperio sugirieron sustituir del lenguaje oficial el vocablo bloqueo por embargo, para confundir a la opinión pública mundial, hastiada ya de tantos conflictos bélicos, muertes, bombazos, magnicidios.

Un cambio de palabra que lleva a una trampa técnica, porque embargo constituye la forma judicial de retener bienes para asegurar el cumplimiento de una obligación contraída legítimamente, además de ser una medida precautoria de carácter patrimonial autorizada por juez, tribunal o autoridad competente, con igual propósito de cumplir por el deudor sus compromisos con sus acreedores.

Entonces, cabría la pregunta, ¿qué le debe Cuba a los Estados Unidos? ¿Qué delito ha cometido que justifique que le prohíban desarrollarse económicamente y comerciar de manera pacífica con todas las naciones? El eufemismo se desploma por sí solo, como el representante norteamericano al observar el martes en la pizarra electrónica de la ONU como 188 países, de los 193 que emitieron su voto, condenaron el bloqueo.

Solo desde mayo del año pasado a abril de este, dicho cerco le ha costado a nuestro país unos 10 millones de dólares. La salud pública ha sido uno de los sectores más afectados, según los datos y ejemplos aportados por el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, ante el plenario de la ONU.

Barack Obama tiene ahora la posibilidad de ser coherente con el eje mediático de su campaña presidencial: «Cambio». Cerrar este capítulo de la Guerra Fría, que lleva ya medio siglo sin los resultados deseados por Washington y acceder a poner en diálogo a ambas partes para normalizar las relaciones, sería su más sabia decisión, amén de que en Miami a algunos les de una pataleta infantil.

A las manos de Joviel y Jesús quizás no lleguen nunca los guantes con sensores para la lectura en Braille. No solo por lo costosa que resulta, sino porque el bloqueo lo impedirá. Pero con su regleta y su punzón, podrán enviarle este mensaje a Obama: «¿Por qué privarnos de conocer al mundo con los ojos de la tecnología?».

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LUZ DEL CENTRO ALUMBRA EL ORIENTE

NORLAND ROSENDO GONZÁLEZ

A un lado y otro de la ciudad de Santiago de Cuba los árboles caídos delatan la magnitud de los vientos ocasionados por el huracán Sandy. Uno no sabe si las raíces están hacia arriba o hacia abajo. Muy pocos tienen hojas.

Muchos de ellos, al caer, partieron los cables eléctricos y de comunicaciones y derribaron los postes que los soportaban. Nelson Espinosa Rodríguez, con 35 años en la empresa eléctrica de Villa Clara, dice que en su larga hoja de servicio para restablecer los daños de meteoros como este, nunca había visto tantos perjuicios.

Tiene los ojos rojos de dormir poco. «Me acuesto tarde y me levanto de madrugada», afirma este veterano en ciclones, que estuvo en Casilda, La Habana, Sagua la Grande, Elguea, varias veces en Pinar del Río…

Los santiagueros no tenían experiencia en este tipo de fenómenos. Lo de ellos son los temblores de tierra y Sandy los partió por el medio», me explica mientras desenrolla cable.

Unas horas después del paso de ciclón, desde Villa Clara partía la primera parte del contingente de eléctricos que ayuda a restablecer la luz en la ciudad. Actualmente, la brigada la integran 110 trabajadores, incluidos 15 que cumplen misión en Venezuela y tuvieron que volar con urgencia hasta oriente para sumarse a las labores recuperativas.

Los villaclareños restablecieron el servicio eléctrico en el hospital clínico quirúrgico Juan Bruno Zayas, la pasteurizadora, la fábrica de hielo, la Universidad de Ciencias Médicas y prevén hacerlo en unas 15 mil viviendas.

Como agradecimiento, los vecinos de las barriadas en las que laboran los electricistas de la provincia central beben café colado, la mayoría de las veces, en fogones de leña o carbón improvisados en los patios de muchos hogares que quedaron afectados por Sandy.

«Aquí los mosquitos están cruzados con alacranes», me comentó uno de los vecinos de la periferia de la urbe, que elogió el quehacer de los trabajadores de la empresa eléctrica. «Son héroes. No tienen horario, le entran temprano al barrio y no paran hasta que la noche no los deja trabajar más».

El ingeniero Idalberto González Ávila apenas llevaba 8 meses en Venezuela. A la una de la madrugada del 26 de octubre le pidieron que le avisara a varios linieros que partirían para Santiago de Cuba. Se pasó toda la madrugada en esa gestión y a las 8:00 a.m., le dieron una noticia que lo dejó electrizado: «Oye, tú también vuelas».

Aún no sabe si de aquí regresa a Venezuela o podrá pasar por su casa. Tampoco imaginó que su cumpleaños el pasado lunes lo pasaría en Cuba, pero lejos de su familia. A las 12 de la noche me llamaron de la casa y al amanecer recibí la felicitación de mis compañeros en el matutino.

Altamira es una de esos repartos periféricos con las que Sandy se ensañó. Según el presidente del Consejo Popular, más del 90 % de las viviendas fueron afectadas. «Pero Santiago es Santiago, lo dijo Raúl y lo repetimos nosotros», gritan a coro desde un portal reparado con algunas planchas viejas de cinc, mientras esperaban porque al fin tuvieran luz tras 15 días en apagón.

Poco a poco la ciudad va recuperando la vitalidad. Algunos aún no salen del asombro, pero la mayoría se ha sumado al trabajo para que el año próximo Santiago de Cuba pueda festejar los 5 siglos de fundada y los 60 años del Asalto al Cuartel Moncada con nuevos bríos.

Los eléctricos villaclareños estarán allá mientras sean necesarios. «La solidaridad es una de las virtudes del Socialismo», me recuerda una maestra que también elogia al contingente. «Mírelos, sudados, agotados, pero firmes, seguros, risueños. Cubanos al fin».

Agradecen santiagueros solidaridad de Villa Clara tras el paso del huracán Sandy

Por Norland Rosendo González
El presidente del Consejo de Defensa Provincial de Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto, destacó la ayuda recibida de los trabajadores de la empresa eléctrica de nuestra provincia.
SANTIAGO DE CUBA.─ Los villaclareños nos han ayudado en la recuperación tras el paso del huracán Sandy con mucho empeño, sentido del deber y amor por Santiago, por lo que les trasmito el agradecimiento de nuestro pueblo a esa tropa que esta poniendo muy alto el prestigio de la tierra del Che, aseveró el presidente del Consejo de Defensa Provincial de aquí, Lázaro Expósito Canto.
En exclusiva con un equipo de la prensa de Villa Clara que reportó esta semana la labor de los trabajadores eléctricos en el restablecimiento de ese servicio, el también miembro del Comité Central del Partido ratificó la voluntad del pueblo de seguir luchando fuerte, convencido de la victoria para tener una Ciudad Héroe más linda, patriótica y rebelde.
«Yo aprendí de los ciclones en Villa Clara y aún recuerdo el paso del Cake por Caibarién» comentó, a la vez que se interesó por los daños ocasionados por las lluvias asociadas a Sandy en la región central.
Además del aporte de los eléctricos y otras fuerzas villaclareñas en la recuperación, Expósito Canto informó que serán trabajadores de esta provincia los que restablecerán una valla insignia de la plaza de la revolución Antonio Maceo con la imagen de Fidel llamando al combate.
En Santiago de Cuba labora actualmente un contingente de 110 personas del sector eléctrico, entre linieros, técnicos y personal de apoyo, incluidos 15 que cumplían misión en la República Bolivariana de Venezuela y fueron trasladados inmediatamente a esta ciudad, tras el paso del huracán.

Pintores suben la loma

Por Norland Rosendo González

El Evento de Ramón, cita que todos los años convoca a fines de octubre a pintores dedicados a la paisajística, en el campismo Río Seibabo, uno de los más bellos parajes del Escambray villaclareño, dedicará esta edición a la solidaridad entre los pueblos de América y anuncia la participación de artistas de la organización Casa Maíz, de Canadá.

Además de fortalecer los lazos de amistad a partir del intercambio cultural, el encuentro, que sesionará entre el 22 y el 29 de este mes, se propone resaltar los valores paisajísticos de la comunidad, incentivar el interés alrededor de las artes plásticas en los residentes de la zona montañosa y promocionar el paisaje como género, según consta en el programa oficial.

Junto con Ramón Fuentes, el promotor de esta iniciativa desde hace 13 años, han confirmado su asistencia casi 40 personas vinculadas con esta manifestación artística, entre ellas, los pintores Noel Guzmán Boffil, Amilkar Chacón y el humorista gráfico de Vanguardia Adalberto Linares.

El 24 por la noche inaugurarán una exposición en la Casa de Cultura de Güinía de Miranda, localidad cercana a la instalación turística. Durante la semana, el programa contempla sesiones de trabajo, conversatorios, talleres comunitarios y con escolares de la zona. El último día se efectuará la premiación del concurso Paisaje de mi comunidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres